Pedro Villuendas Herrero: destacado parvulista y autor apícola de Villanueva del Rebollar

Pedro Villuendas Herrero: destacado parvulista y autor apícola de Villanueva del Rebollar

Siempre sospechamos del posible origen aragonés de Pedro Villuendas Herrero. Sus apellidos están muy enraizados en la comarca del Jiloca, pero nunca hemos podido demostrarlo. Cuando menos lo esperábamos, revisando los maestros que se graduaron en la Escuela Normal de Magisterio de Zaragoza, allí aparecían varios documentos que confirmaban su naturalidad turolense con la correspondiente partida de bautismo expedida en Villanueva del Rebollar y de la Sierra.

De aprendiz de barbero a maestro

Efectivamente, en la visita que realizamos al Archivo Universitario de Zaragoza tuvimos oportunidad de conocer los contenidos del mismo que son accesibles a través de su página web, especialmente los correspondientes a los maestros y maestras graduados en la Escuela Normal de Magisterio de Zaragoza. Repasando los listados, pudimos ver la amplia representación de graduados procedentes de las comarcas de Daroca y Calamocha, que esperamos desarrollar en un trabajo más adelante, y, entre ellos, localizamos a Pedro Villuendas Herrero, autor apícola que ya habíamos estudiado bajo esta faceta. Gracias a la amabilidad de la directora del Archivo, Ana Isabel Gascón Pascual, pudimos conocer el expediente de este maestro que consta de los siguientes documentos:

1. Villuendas Herrero, Pedro. Expediente de Matrícula. 1876-1877. Sig. MTO 101-32

2. Villuendas Herrero, Pedro María Francisco. Expediente de examen de reválida. 18/06/1877. Sig. MTO 18-25

3. Villuendas Herrero, Pedro. Expediente de Matrícula. 1878-1879. Sig. MTO 107-50

Repasando estos documentos, vemos que Pedro Villuendas Herrero nació en Villanueva del Rebollar el 17 de septiembre de 1854. La primera instancia la firma en Zaragoza el 24 de septiembre de 1875, en la que solicita al director de la Escuela Normal de Zaragoza autorización para matricularse en la misma.Tiene a la sazón 21 años de edad, es decir, ya es algo mayor para intentar “obtener el título de maestro elemental”. Indica también que, aunque es natural de Villanueva del Rebollar, tiene el domicilio familiar en la vecina localidad de Valverde.

De hecho sus padres, Juan, secretario del Ayuntamiento y del Juzgado municipal, y Rosa, de 52 y 45 años de edad respectivamente, autorizaban y daban el consentimiento a su hijo Pedro Villuendas Herrero, “de 20 años de edad y que reside en la ciudad de Zaragoza, donde se halla ejerciendo el oficio de aprendiz de barbero”, para realizar los estudios correspondientes “con el fin de obtener el título de Maestro elemental o superior”.

Debió de sufrir un examen previo del que conocemos un ejercicio escrito de su puño y letra sobre el patriarca Abraham, que firmaba en Zaragoza el 28 de septiembre de 1875. Un día antes, el médico zaragozano Antonio Burges extendía el correspondiente certificado según el cual Pedro Villuendas Herrero, “al que conozco ha algunos años, se halla constituido en el mejor estado de salud, sin que haya padecido ni padezca hoy enfermedad alguna de carácter especial”. En Zaragoza tiene por fiador a Andrés Herrero y reside en el primer piso del número 9 de la calle Goya.

Por fin el 18 de junio de 1877 realizaba el examen escrito de reválida, ante el tribunal formado por el director Román Torres y los profesores de la Escuela Cayetano Cabello y Antonio Galindo, que hizo las veces de secretario. Superado el ejercicio con nota de Bueno, pasó el día siguiente a realizar la prueba oral ante el mismo tribuna que ahora le dio la de Aprobado, la misma calificación que fue definitiva. De esta forma obtuvo en Zaragoza el título de Maestro de Primera enseñanza elemental.

Prosiguió a continuación los estudios para graduarse como Maestro de Primera enseñanza superior, pues el 24 de septiembre de 1878, cumplidos ya los 24 años, solicitaba matricularse en la Escuela Normal de Zaragoza del 3o curso. Vivía entonces en la calle Ariño de esta misma ciudad.

Descargar Libro

Quizás también te interese

El veneno de la abeja como antirreumático: Akibasal

Presencia de la palabra “psiquiatría” en los diccionarios y en la prensa española (1855-1900)

Presencia de la palabra “psiquiatría” en los diccionarios y en la prensa española (1855-1900)

Baltasar boldó

Noticias del botánico aragonés Baltasar Boldó

Botánico en revistar

Artículos botánicos y naturalísticos en las revistas turolenses de fines del siglo XIX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *